Especial Semana Santa 2020


 Hoy es Domingo de Resurrección.  

¡Alégrate, Cristo ha resucitado!

 

Hoy a las 10 de la mañana puedes seguir la catequesis del Sr. Arzobispo por el canal diocesano.

 

 

En este día tocarán las campanas para anunciar la Solemne Misa de Resurrección que celebraremos a las 11’00 h. en la parroquia. Seguidamente, se expondrá el Santísimo y, a las 12’30 h., se dará la bendición con el Santísimo Sacramento desde el atrio del templo a todo el pueblo, momento que también anunciaremos tocando las campanas de la torre. Aunque físicamente no puedas asistir a ninguno de estos actos, únete en espíritu.

 

 

También puedes seguir la celebración de la Misa de Resurrección por Tv o radio. Recordamos que la celebración de la S. I. Catedral concluirá con la bendición papal impartida por el Arzobispo y la celebración del Vaticano con la bendición Urbi et Orbi a las 12’00 h. impartida por el Santo Padre.

 

 

Compartimos estas palabras pronunciadas por el papa en la Vigilia Pascual: “Todo irá bien, decimos constantemente estas semanas, aferrándonos a la belleza de nuestra humanidad y haciendo salir del corazón palabras de ánimo. Pero, con el pasar de los días y el crecer de los temores, hasta la esperanza más intrépida puede evaporarse. La esperanza de Jesús es distinta, infunde en el corazón la certeza de que Dios conduce todo hacia el bien, porque incluso hace salir de la tumba la vida…

 

… Jesús salió por nosotros, resucitó por nosotros, para llevar vida donde había muerte, para comenzar una nueva historia que había sido clausurada…

 

…Contigo, Señor, seremos probados, pero no turbados. Y, a pesar de la tristeza que podamos albergar, sentiremos que debemos esperar, porque contigo la cruz florece en resurrección, porque Tú estás con nosotros en la oscuridad de nuestras noches, eres certeza en nuestras incertidumbres, Palabra en nuestros silencios, y nada podrá nunca robarnos el amor que nos tienes” (Papa Francisco-Vigilia Pascual 2020).

 

¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!

LOS SACERDOTES DE LA PARROQUIA ORAN ANTE EL SANTÍSIMO EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN POR TODO EL PUEBLO ILUMINADO POR LA LUZ DE CRISTO

COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTAS FOTOS DE LA BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN EN LA ENTRADA DEL TEMPLO


HOY, DOMINGO DE RESURRECCIÓN, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTA CATEQUESIS PASCUAL DEL SEÑOR ARZOBISPO.



 Hoy es Sábado Santo. Acompaña en este día del triduo pascual a la Virgen María en su soledad. Ella es el espejo en el que debemos mirarnos para vivir con esperanza y fe ante los sinsentidos de la vida y de la muerte, ante los momentos en los que parece que Dios nos abandona. Por eso te invitamos a rezar hoy el rosario y a experimentar un tiempo de silencio reflexivo, de “desierto”.

 

Ponemos en tus manos estas reflexiones para caer en la cuenta de que no podemos quedarnos en la muerte, sino que debemos anhelar la resurrección. Y saber que la resurrección transforma nuestras vidas como a los de Emaús: desde las Escrituras y la Eucaristía.

 

También a las 10 de la mañana puedes seguir la catequesis del Sr. Arzobispo por el canal diocesano.

Esta noche tocará desde la torre las campanas cuando en la celebración de la vigilia pascual estemos recitando el “Gloria”, sin embargo, recuerda que comenzará antes, a las 22’00. Aunque físicamente no puedas asistir, únete en espíritu. También puedes seguir los oficios por Tv o radio.

 

EN ESTA NOCHE, ROTAS LAS CADENAS DE LA MUERTE, CRISTO ASCIENDE DEL ABISMO.

Descarga
SÁBADO SANTO meditaciones triduo pascual
Documento Adobe Acrobat 284.1 KB

HOY, SÁBADO SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTA CATEQUESIS PASCUAL DEL SEÑOR ARZOBISPO.

HOY, SÁBADO SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS NUEVAMENTE ESTA ORACIÓN ALA VIRGEN DE LA PIEDAD EN LAS TRIBULACIONES.



 

Hoy es Viernes Santo. Contemplemos en este día del triduo pascual el misterio de la Cruz de Cristo, presente de una manera especial en todos los que sufren las consecuencias del coronavirus, sobre todo los difuntos.

 

Ponemos en tus manos estas reflexiones para caer en la cuenta de la importancia de este día que nos invita a la contrición de nuestros pecados y a valorar el precio de nuestra salvación: la sangre de Cristo derramada. También a las 10 de la mañana puedes seguir la catequesis del Sr. Arzobispo por el canal diocesano.

 

Esta tarde tocará desde la torre una carraca (ayer tocaron las campanas) para avisarnos que en la parroquia se celebrarán los oficios a las 17’30. Aunque físicamente no puedas asistir, únete en espíritu. También puedes seguir los oficios por Tv o radio.

 

También te ofreceremos la meditación de un viacrucis en un video y te invitamos a seguir por televisión el viacrucis del papa a las 21’00h.

 

No te olvides que hoy es día penitencial de ayuno y abstinencia.

 

¡SUS HERIDAS NOS HAN CURADO!

Descarga
VIERNES SANTO meditaciones triduo pascua
Documento Adobe Acrobat 674.3 KB

HOY, VIERNES SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTE VIACRUCIS MEDITADO DESDE NTRA. PARROQUIA.

HOY, VIERNES SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTA CATEQUESIS PASCUAL DEL SEÑOR ARZOBISPO.

SIETE PALABRAS DE JESÚS EN LA CRUZ



 

Hoy es Jueves Santo. Comenzamos el triduo pascual y no debemos dejarlo pasar como cualquier cosa.

 

Ponemos en tus manos estas reflexiones para caer en la cuenta de la importancia de este día que nos invita al amor fraterno. También a las 10 de la mañana puedes seguir la catequesis del Sr. Arzobispo por el canal diocesano.

 

Esta tarde se celebrarán los oficios en la parroquia a las 18’00. Aunque físicamente no puedas asistir, únete en espíritu. También puedes seguir los oficios por Tv o radio.

 

Esta tarde también intentaremos mandar unas meditaciones para la oración y acompañar a Jesús en el huero de los olivos.

 

FELIZ DÍA DEL AMOR FRATERNO.

Descarga
JUEVES SANTO meditaciones triduo pascual
Documento Adobe Acrobat 428.7 KB

HOY, JUEVES SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTA CATEQUESIS PASCUAL DEL SEÑOR ARZOBISPO.



H O R A   S A N T A

 

Ponte en la presencia de Dios ¿Qué es eso? Pues tener en cuenta que estás con Jesús y hablar con Él con la familiaridad con la que se habla con los amigos.

 

Haz la señal de la cruz y empieza tu oración, tu diálogo con Él, con esta oración preparatoria: “Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes, te adoro con profunda reverencia y gracia para hacer con fruto este rato de oración, Madre mía Inmaculada, San José, mi padre y señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí” Después puedes ponerte a la escucha, y el Señor, que está frente a ti, abrirá el fuego.

 

Adéntrate en clima de oración a través de esta alabanza, este cántico y pide la gracia de Dios para este momento junto a Cristo. 


 AMOR FRATERNO

             a.- Texto Bíblico

 Como el Padre me ama a mí, así os amo yo a vosotros. Permaneced en mi amor. Pero sólo permaneceréis en mi amor, si obedecéis mis mandamientos, lo mismo que yo he observado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he dicho todo esto para que participéis en mi gozo, y vuestro gozo sea completo.

 Mi mandamiento es éste: Amaos los unos a los otros, como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. En adelante, ya no os llamaré siervos, porque el siervo no conoce lo que hace su señor. Desde ahora os llamo amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído a mi Padre.

 No me elegisteis vosotros a mí; fui yo quien os eligió a vosotros. Y os he destinado para que vayáis y deis fruto abundante y duradero. Así, el Padre os dará todo lo que le pidáis en mi nombre. Lo que yo os mando es esto: que os améis los unos a los otros.

          b.- Oración

 Al amor a Dios le sigue el amor al prójimo. Jesús no separa estos dos amores. En realidad, para él, se trata de un amor, uno e idéntico. Lo mismo que el amor del hombre a Dios es participación de amor que tiene Jesús a su padre celestial, así también el amor al prójimo será una participación en el amor de Jesús a los hombres. Tiene las mismas características: es amor gratuito, es amor concreto, efectivo y universal.

 

c.- Peticiones.

-Jesús, rey y centro de todos los corazones, que nos amas con amor eterno y nos atraes hacia ti, compadecido de nosotros, renueva tu alianza con los hombres. Roguemos al Señor

-Jesús, hijo amado y predilecto del Padre, haz que escuchemos siempre tus palabras. Roguemos al Señor

-Jesús, fuente de vida y santidad, haznos santos e irreprochables por el amor. Roguemos al Señor.

 


 

Adéntrate en Getsemaní reflexionando esta alabanza, este cántico de confianza con Jesús, en su oración.


 

EUCARISTÍA

 

            a.- Texto

“El Señor mediante la Eucaristía, Sacramento y sacrificio, nos une consigo y nos une entre nosotros con un vínculo más perfecto que toda unión natural; y, unidos nos envía al mundo entero para dar testimonio, con la fe y con las obras, del amor de Dios, preparando la venida de su Reino y anticipándolo en las sombras del tiempo presente.

Quienes participamos de la Eucaristía estamos llamados a descubrir, mediante este Sacramento, el sentido profundo de nuestra acción en el mundo a favor del desarrollo y de la paz; y a recibir de él las energías para empeñarnos en ello cada vez más generosamente, a ejemplo de Cristo, que en este Sacramento da la vida por sus amigos (Cfr. Jn 15,13). Como la de Cristo, y en cuanto unida a ella, nuestra entrega personal no será inútil, sino ciertamente fecunda”

 

(Juan Pablo II: Sollicitudo rei socialis, 48)

 

            b.- Oración

Amemos a Dios que nos amó primero hasta el extremo de entregarse totalmente a nosotros, de abandonarse a nosotros de una manera tan inefable; amemos a Dios, que ha encontrado el medio más perfecto de darse... Amemos a los hombres que Dios ha amado hasta el extremo de ofrecerse a cada uno para que le posea plenamente...

 

c.- Peticiones.

-Cristo, Hijo de Dios vivo, que mandaste celebrar la cena eucarística en memoria tuya, enriquece a tu Iglesia con la constante celebración de tus misterios. Roguemos al Señor

-Cristo, maná del cielo, que haces que formemos un solo cuerpo todos los que comemos del mismo pan, refuerza la paz y la armonía de todos los que creemos en ti. Roguemos al Señor

-Cristo, altísimo rey de paz y de justicia, que consagraste el pan y el vino como signo de tu propia oblación, haz que sepamos ofrecernos junto contigo. Roguemos al Señor 


 

El amor de Dios se te muestra en el Corazón de Cristo: Él te ama desde el Sagrario, ahí está vivo y te ama.


SACERDOCIO

 

            a.- Texto

Cristo no sólo ha otorgado el honor del sacerdocio real a todo su pueblo santo, sino también, con amor de hermano, elige a hombres de este pueblo par que, por imposición de las manos, participen de su sagrada misión.

Ellos renuevan en nombre de Cristo el sacrificio de la redención, preparan a tus hijos el banquete pascual, presiden a tu pueblo santo en el amor, lo alimentan con tu palabra y lo fortalecen con tus sacramentos.

Tus sacerdotes, Señor, al entregar su vida por ti y por la salvación de los hermanos, van configurándose a Cristo, y han de darte así testimonio constante de fidelidad y amor.

 

( Prefacio de la misa de Jesucristo Sumo y eterno Sacerdote).

 

             b.- Oración

“Mirad por vosotros y por todo el rebaño, sobre el cual el Espíritu Santo os ha constituido obispos para apacentar a la Iglesia de Dios, que él adquirió con su sangre” (Hch 20,28)Tal es la imagen primera del ideal que han de perseguir quienes se ponen exclusivamente al servicio de la Iglesia. Trabajar en el campo del Señor. Dar a las almas cristianas todo lo que les es necesario, en todo tiempo, cada día. Como el agricultor, que va todos los días a ver sus sembrados y les presta atención, cuidados y trabajos, en el momento preciso. Tal es el rasgo de la auténtica fisonomía del pastor, la imagen que se desprende de las fuentes cristianas más antiguas, la sagrada Escritura, la liturgia

 

c.- Peticiones.

-Cristo, sumo sacerdote del nuevo Testamento, comunica a los sacerdotes tu santidad, para gloria del Padre. Roguemos al Señor

-Cristo sacerdote, tú que eres el pan de vida, haz que los que tú has elegido vivan el don de su sacerdocio, consumando en ti su propia oblación. Roguemos al Señor

-Cristo Señor, que fuiste enviado por el Padre, haz que todos encuentren en ti vida y camino del reino. Roguemos al Señor

 


 

Todos estamos presentes en la cruz de Cristo con nuestros pecados, sufrimientos y fe. ¡Señor, todos te traicionamos, pero tú nos salvas!


 

LEE PAUSADAMENTE ESTA REFLEXIÓN DONDE EL SEÑOR TE HABLA Y TE DIRIGE EN LA ORACIÓN:

No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho; basta que me ames con fervor. Háblame, pues, aquí sencillamente, como hablarías a tu madre, a tu hermano.

 

¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera? Dime su nombre, bien sea el de tus padres, bien el de tus hermanos y amigos; dime en seguida qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho, no vaciles en pedir; me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse en cierto modo de sí mismos, para atender a las necesidades ajenas. Háblame así, con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que quisieras que volvieran al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado.

 

Dime por todos una palabra de amigo, palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuchar toda súplica que salga del corazón ; y ¿no ha de salir del corazón el ruego que me dirijas por aquellos que tu corazón especialmente ama?

 

Y para ti, ¿no necesitas alguna gracia? Hazme, si quieres, una lista de tus necesidades, y ven, léela en mi presencia. Dime francamente qué sientes -soberbia, amor a la sensualidad y al regalo; que eres tal vez egoísta, inconstante, negligente... ; y pídeme luego que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, que haces para quitar de ti tales miserias.

 

No te avergüences, ¡pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos justos, tantos Santos de primer orden, que tuvieron esos mismos defectos! Pero rogaron con humildad... ; y poco a poco se vieron libres de ellos.

 

Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales: salud, memoria, éxito feliz en tus trabajos, negocios o estudios; todo eso puedo darte, y lo doy, y deseo que me lo pidas en cuanto no se oponga, sino que más bien favorezca y ayude a tu santificación. Hoy por hoy, ¿qué necesitas? ¿qué puedo hacer por tu bien? ¡Si supieras los deseos que tengo de favorecerte!

 

¿Traes ahora mismo entre manos algún Proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente. ¿Qué te preocupa? ¿qué piensas? ¿qué deseas? ¿qué quieres que haga por tu hermano, por tu amigo, por tu superior? ¿qué desearías hacer por ellos? ¿Y por Mí? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos, a quienes amas mucho, y que viven quizás olvidados de Mí?

 

Dime qué cosa llama hoy particularmente tu atención, qué anhelas más vivamente, y con qué medios cuentas para conseguirlo. Dime si te sale mal tu empresa, y yo te diré las causas del mal éxito. ¿No quisieras que me interesase algo en tu favor? Hijo mío, soy dueño de los corazones, y dulcemente los llevo, sin perjuicio de su libertad, adonde me place.

 

¿Sientes acaso tristeza o mal humor? Cuéntame, cuéntame, alma desconsolada, tus tristezas con todos sus pormenores. ¿Quién te hirió? ¿quién lastimó tu amor propio ? ¿quién te ha despreciado? Acércate a mi Corazón, que tiene bálsamo eficaz para curar todas esas heridas del tuyo. Dame cuenta de todo, y acabarás en breve por decirme que, a semejanza de Mí todo lo perdonas, todo lo olvidas, y en pago recibirás mi consoladora bendición.

 

¿Tienes miedo de algo? ¿Sientes en tu alma aquellas vagas melancolías, que no por ser infundadas dejan de ser desgarradoras? Échate en brazos de mi providencia. Estoy contigo; me tienes aquí, a tu lado; todo lo veo, todo lo oigo, ni un momento te desamparo.

 

¿Sientes desprecio o ignorancia por parte de personas que antes te quisieron bien, y ahora olvidadas se alejan de ti, sin que les hayas dado el menor motivo? Ruega por ellas, y yo las volveré a tu lado, si no han de ser obstáculo a tu santificación. ¿Y no tienes tal vez alegría alguna que comunicarme? ¿Por qué no me haces partícipe de ella como un buen amigo?

 

Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, ha consolado y hecho como sonreír tu corazón. Quizá has tenido agradables sorpresas, quizá has visto resolverse algunos problemas, quizá has recibido buenas noticias, alguna carta o muestra de cariño; has vencido alguna dificultad, o salido de alguna situación complicada. Obra mía es todo esto, y yo te lo he proporcionado: ¿por qué no has de manifestarme por ello tu gratitud, y decirme sencillamente, como un hijo a su padre: «¡Gracias, Padre mío, gracias!»? El agradecimiento trae consigo nuevos beneficios, porque al bienhechor le gusta verse correspondido.

 

¿Tampoco tienes promesa alguna para hacerme? Leo, ya lo sabes, en el fondo de tu corazón. A los hombres se les engaña fácilmente; a Dios, no. Háblame, pues, con toda sinceridad. ¿Tienes firme resolución de no exponerte ya más a aquella ocasión de pecado? ¿de privarte de aquel objeto que te dañó? ¿de no leer más aquel libro que exaltó tu imaginación? ¿de no tratar más aquella persona que turbó la paz de tu alma? ¿Volverás a ser dulce, amable y condescendiente con aquella otra a quien, por haberte faltado, has mirado hasta hoy como enemiga?

 

Ahora, hijo mío; vuelve a tus ocupaciones habituales, al taller, a la familia, al estudio... pero no olvides los quince minutos de grata conversación que hemos tenido aquí los dos, en la soledad del santuario. Guarda, en cuanto puedas, silencio, modestia, recogimiento, resignación, caridad con el prójimo. Ama a mi Madre, que lo es también tuya, la Virgen Santísima, y vuelve otra vez mañana con el corazón más amoroso, más entregado a mi servicio. En mi Corazón encontrarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, nuevos consuelos.

 

Después puedes concluir este rato de diálogo con una acción de gracias (es de bien nacidos el ser agradecidos). Puedes decirle: “Te doy gracias, Dios mío, por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en este rato de oración, te pido ayuda para ponerlos por obra, Madre mía Inmaculada, San José, mi padre y señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí”.

Oh María,

tu resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Confiamos en ti, Salud de los enfermos, que junto a la cruz te asociaste al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, salvación del pueblo romano sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que nos diga Jesús que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y se ha cargado con nuestros dolores para llevarnos, a través de la cruz a la alegría de la resurrección.

Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita! ¡Amén!



Semana Santa con Niños

Os dejamos estos videos que explican la Semana Santa:


Y además os proponemos la elaboración de pasos de semana santa recortables para hacer en estos días del triduo pascual. También algun viacrucis para colorear. cAunque no podamos salir a la calle Jesús sí quiere venir a nuestro corazón. No te olvides de rezar cada día.

Jueves Santo: día del amor fraterno y Última Cena, Viernes Santo: pasión del Señor, Sábado Santo y Pascua: ¡Cristo vive! 

Descarga
NAZARENO RECORTA Y COLOREA 1.pdf
Documento Adobe Acrobat 81.7 KB
Descarga
PROCESIÓN RECORTA Y COLOREA 1.pdf
Documento Adobe Acrobat 630.3 KB
Descarga
PROCESIÓN RECORTA Y COLOREA NTRA SRA REY
Documento Adobe Acrobat 1.1 MB
Descarga
VIACRUCIS COLOREA.pdf
Documento Adobe Acrobat 885.6 KB


Además te dejamos estos videos para que puedas verlos de nuevo:

HOY, SÁBADO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTA ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA PIEDAD EN TIEMPOS DE TRIBULACIÓN.

HOY, VIERNES DE DOLORES COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTAS MEDITACIONES EN UNIÓN CON MARÍA. CON IMÁGENES DE NUESTRA PARROQUIA.

HOY, VIERNES DE CUARESMA COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTE VIACRUCIS MEDITADO CON IMÁGENES DE NUESTRA SEMANA SANTA.

COMPARTIMOS CON VOSOTROS EN ESTE TIEMPO DE CONFINAMIENTO ESTA ORACIÓN ANTE JESÚS SACRAMENTADO DESDE NUESTRA PARROQUIA.


HOY, VIERNES SANTO, COMPARTIMOS CON VOSOTROS ESTE VIACRUCIS MEDITADO DESDE NTRA. PARROQUIA.

LOS SACERDOTES DE LA PARROQUIA ORAN ANTE EL SANTÍSIMO EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN POR TODO EL PUEBLO ILUMINADO POR LA LUZ DE CRISTO



Descarga
Comunicado parroquial semana santa Quint
Documento Adobe Acrobat 119.2 KB
Descarga
Normas-celebración-Semana-Santa.2020 Arz
Documento Adobe Acrobat 1.2 MB

 

Edición digital de la revista Padre nuestro